Home Ovnilogía y Rapto Secreto El Porqué de los Grotescos y los Bellos

El Porqué de los Grotescos y los Bellos

En el artículo introductor de esta serie titulada: Extraterrestres a la luz de la Revelación Escrita, señalamos al amigo lector que nuestro propósito es establecer de una forma sencilla y clara que las manifestaciones aéreas de los OVNIs y las continuas apariciones de extraños seres —con apariencia grotesca algunos, y de belleza sin igual otros— no obedece a otra cosa que a la culminación engañosa más trascendente que jamás haya realizado Satanás y sus ángeles caídos.

Ya vimos que Apocalipsis 12 nos dice claramente que Satanás fue arrojado a la Tierra junto a una tercera parte de los ángeles, y que no se halló lugar para ellos en el cielo.  Es menester que se entienda que Satanás está conviviendo junto al hombre en este Sistema Solar terráqueo, específicamente en el fondo de los mares.

Hemos señalado, además, que no hay duda que los extraterrestres que nos visitan son los ángeles caídos que fueron arrojados del cielo junto a Satanás, y que no provienen de Dios.  Esto te lo puedo asegurar en el nombre de Dios, mi Padre.  ¿Que cómo podemos distinguirlos como provenientes de Satanás, si no tenemos evidencias para identificarlos?  ¡Fácil!  En la Sagrada Palabra de Dios se nos dice, como te hemos explicado en varias ocasiones, que si un mensajero que se nos presenta predica el Evangelio objetivo (actos representativos o históricos de Cristo para salvar al hombre) hay que recibirlo porque proviene de Dios.  También nos advierte que si el mensajero predica un mensaje o evangelio subjetivo y místico (salvación por méritos del creyente y no dependencia en Cristo) sea rechazado porque no proviene de Dios, sino del opositor de Dios, Luzbel; veamos:  “Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema” (Gálatas 1:8).  “…Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios; y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo” (1 Juan 4:2-3).  Es evidente que la encarnación de Jesús (el Evangelio) es el criterio seguro y único para aceptar o rechazar a un mensajero que pretende ofrecernos salvación en nombre de Dios.  Es conocido por todos que los extraterrestres predican o anuncian una salvación que depende del desarrollo del carácter del hombre y no de los actos de Cristo (del Evangelio).  En el artículo anterior presentamos al amigo lector una cita que ellos (los mal llamados extraterrestres) comunicaron al señor Enrique Castillo, un investigador del tema OVNI conocido internacionalmente.  En dicha cita los extraterrestres exigen como condición para salvar al hombre que este desarrolle su carácter hasta alcanzar un nivel de perfección.

Y podríamos evaluar todas las ofertas que han hecho los extraterrestres a sus contactados en distintas partes del mundo, y veremos que siempre plantean la misma condición para salvar al aspirante, esto es, “desarrollo de un carácter moralmente perfecto”, desechando de este modo la gloriosa salvación objetiva que Dios nos ha regalado en Cristo gratuitamente, por la fe.  Por lo tanto, los “extraterrestres” —que son en realidad los ángeles caídos— han de ser rechazados por su mensaje, independientemente de su proyección estética y de su aparente benevolencia.  El mensaje que están difundiendo es el falso evangelio de Satanás.  Te aconsejamos, amigo lector, no te dejes engañar por la apariencia.

Es muy necesario que entiendas que la realidad es que en términos físicos Satanás  prevalece, después de tantos años, como un ser bello y excelso, tal y como provino de la mano de Dios (véase Ezequiel 28 donde se describe su belleza y excelsitud).  Ha sido Roma (la Iglesia católico-romana) la que ha proyectado a Luzbel como un ser horrible, con cuernos y cola.  Pero sabemos todos que eso es una invención de los hombres integrantes de esa iglesia romana.  Luzbel continúa siendo un ser estéticamente bello (igual que la tercera parte de los ángeles que logró llevar tras sí), pues en ninguna parte de la Escritura se nos señala que él perdió sus atributos estéticos cuando fue expulsado del cielo y arrojado a la Tierra.  Todo lo contrario es lo que nos enseña la Palabra, pues la Biblia nos dice que los cuerpos celestiales —que son los que poseen los ángeles— son cuerpos superiores, a los cuales no los sobrecoge el deterioro y la muerte con el paso de los años.  Hay cuerpos terrenales y cuerpos celestiales (1 Corintios 15:40).  Los cuerpos terrenales, que son los cuerpos que poseemos los hombres de este siglo, son susceptibles del deterioro y desgaste natural que con los años produce la muerte.  Luzbel posee un cuerpo espiritual, no susceptible de morir por muerte natural.  La Escritura dice que morirá con el fuego que descenderá del cielo.  Por lo tanto, podemos concluir que Luzbel retiene todos los atributos estéticos con los que fue creado.

La Iglesia Católica, que es la responsable de hacer creer a todos los hombres que Luzbel es un ser de una horrible proyección física, ha establecido a través de los años la siguiente equivocada ecuación:  Lo feo equivale a malo y diabólico; mientras que lo bello equivale a bueno.  Sin embargo, la Escritura nos señala que no hemos de juzgar por la vista o por la apariencia, y nos enseña categóricamente que el único parámetro para saber el origen de un espíritu es el Evangelio objetivo e histórico de la salvación en Cristo.

Por consiguiente, para poder distinguir de parte de quién proviene un espíritu debes aprender lo que el Evangelio es, para que marches por el camino de seguridad que Dios quiere que marches, de lo contrario, estarás perdido.  Te advierto que aceptar a los extraterrestres es aceptar a Satanás mismo, cuyo propósito es raptar a la humanidad.  Cualquier mensaje distinto al que presenta la Palabra de Dios es proveniente del enemigo de las almas.  No te deslumbres por la apariencia del mensajero, pues Luzbel siempre se ha valido de los sentidos materiales para engañar.

Esta cátedra, representada por este segundo testigo, constituye el último mensaje de Dios para un mundo en caos.  En el día del juicio no podrás reclamar que no sabías nada, ya que este servidor lleva treinta y seis años difundiendo las grandes verdades de Dios; de manera que no podrás decir que Dios no te advirtió.

A la conclusión que queremos llegar es la siguiente: No te dejes embaucar por la obvia obra del catolicismo y su método de asociación, pues Roma ha logrado un propósito para Luzbel: el que lo feo sea tenido por malo y diabólico; y todo lo bello sea tenido por bueno y sea recibido.  Luzbel siempre ha querido ser proyectado ante los hombres como un ser físicamente horrible, y esto tiene un propósito que inmediatamente te daremos a conocer.

Te sugerimos, amigo lector, que prestes mucha atención a esta extraordinaria serie de artículos, pues en ellos te estamos descubriendo los nefastos propósitos de Luzbel, quien está planificando el más grande engaño que jamás se haya urdido en este planeta y en la historia de la raza humana.  Y, a la vez, daremos contestación a muchas interrogantes que han surgido, sobre todo entre aquellos que siguen el tema OVNI y extraterrestres de cerca.  Son muchos los que se han preguntado por qué existen extraterrestres bellos, altos, esbeltos y rubios; y otros feos, bajos, grises y de cabeza grande.  Este servidor puede decirles, con absoluta seguridad, que los altos con proyecciones estéticas hermosas son los ángeles caídos que fueron arrojados junto a Satanás, y que es Satanás quien está enviando esas feas criaturas conocidas como riguelianos o grises.  Dichas criaturas las ha creado él mismo (Satanás) en sus laboratorios para que tú, haciéndote eco del método de asociación romano, rechaces a los feos y los señales como provenientes del diablo, y cuando se presente él con su belleza y excelsitud lo recibas como proveniente de Dios, cuando a pesar de su belleza es perverso en sus motivaciones y acciones.  No olvidemos que la Escritura nos advierte que no debemos ignorar las maquinaciones del diablo.  Recuerda que este inteligente ángel (Satanás) es un líder de la ingeniería científica, es un gran conocedor de la ciencia, pues es un ser preexistente y, además, cuando fue arrojado del cielo vino acompañado de miles de ángeles con mucho conocimiento en las distintas ramas de la ciencia.  Si el hombre, que fue hecho menor que los ángeles, conoce la ciencia y experimenta con la genética, ¿cuánto más los ángeles que poseen mayor conocimiento y capacidad que el hombre?

Luzbel siempre quiso ser creador, y para tales efectos estudia los misterios de la vida; sin embargo, lo que ha logrado crear son esas marionetas feas conocidas como riguelianos o grises, las cuales ha formado utilizando animales de esta Tierra de los cuales extrae órganos, sangre y partes del cuerpo.  Ahora puedes explicarte por qué desaparecen tantos animales y órganos de animales en los distintos pueblos de Puerto Rico y de muchos otros países.  Satanás está estudiando los misterios de la vida, y experimentando con los mismos, y para estos efectos utiliza a los hombres y a los animales que se hallan en este planeta, pues a este Sistema Solar tiene su presencia restringida.  Él (Satanás) está llevándose materia prima para crear esos muñecos feísimos que en realidad son clones sin voluntad, esclavos de los altos rubios.  Los altos, quienes miden más de siete pies, con proyecciones estéticas bellas, son los ángeles caídos que luchan contra Dios y Su propósito.  No vayas a creer en la falacia de que los grises bajos son los ángeles caídos, dañados en una guerra nuclear.  Los grises, como te dije, son clones creados y manipulados por Satanás para experimentar con los secretos de la vida y la genética, y para engañarte diciendo que esos constituyen los ángeles caídos.  De este modo podrá presentarse él con su proyección excelsa y bella, y hacer creer a todos que es proveniente de Dios.

Cuando ustedes presencien la aparición de estos seres gigantes y bellos, que se presentarán como embajadores de los gobiernos espaciales, tendrán ustedes que meditar y preguntarse:  ¿Qué hago?, ¿me uno a ellos o escapo por mi vida?  Cuando vean la belleza esplendorosa que los caracteriza, caerán a sus pies inevitablemente.  Por consiguiente, es extraordinariamente necesario que ustedes sean advertidos por la profecía.

Antes de finalizar te recordamos con énfasis:  Los “extraterrestres” que se están dejando ver continuamente y que están interviniendo con los hombres son provenientes de Satanás, son los que conviven en este Sistema Solar con el hombre, y no deben ser aceptados.  No por esto quiero decir que los ángeles de Dios no nos visitan, pues sí lo hacen, pero con carácter transitorio.

Recuerda que vivimos en medio de un conflicto entre las fuerzas del bien vs. las fuerzas del mal.  Ambos bandos luchan con sus respectivos métodos para ganar almas para sus propósitos.  El noble propósito de Cristo es salvar las almas por medio de la fe; y el propósito de Luzbel es arrebatarlas para perdición, valiéndose de los sentidos materiales.

Ya te hemos dicho que la Biblia nos enseña que no hemos de juzgar por la vista.  En Segunda de Corintios 5:7 leemos:  “porque por fe andamos, no por vista”.  Lo que siempre ha estado en juego desde el Edén hasta ahora, que vivimos en el fin de los tiempos, es la fe.  En estos momentos finales llenos de confusión debemos prevalecer como creyentes en Cristo con una fe firme en Su Palabra Escrita.  No debemos dejarnos deslumbrar por Luzbel y sus ángeles cuando estos hagan su aparición en la Tierra en calidad de Extraterrestres o falsos Cristos.

Amigo lector, no te tornes escéptico ante estos temas de tanta trascendencia, ni creas en hombres quienes con una lógica humana pretenden negar la existencia de estos seres llamados “extraterrestres”.  Hay demasiados testimonios de personas de una alta confiabilidad que los han visto y han vivido experiencias con ellos.  Además, la Revelación de Dios en Su Palabra Escrita —que es infalible y constituye el camino más seguro para evaluar todo lo que nos rodea— nos advierte de la existencia de los “extraterrestres” y sus perversos propósitos.  Por consiguiente, abre los ojos ahora antes de que sea muy tarde.

Que Dios te ayude a discernir estas cortas, pero contundentes explicaciones que te ofrezco en nombre de Jesús, el Dios que está en los cielos.