Vindicación de Luiko de Jesús: Señal Final de Dios al Mundo

“Asimismo acontecerá en aquel tiempo, que Jehová alzará otra vez su
mano
[traerá un mensajero, un profeta] para recobrar el remanente de su
pueblo que aún quede en Asiria, Egipto, Patros, Etiopía, Elam, Sinar y
Hamat, y en las costas del mar. Y levantará pendón
[señal] a las naciones,
y juntará los desterrados de Israel, y reunirá los esparcidos de Judá de
los cuatro confines de la tierra”
.
(Isaías 11:11-12)

Amigo lector, en esta sección presentamos un breve resumen de los propósitos de Dios con la Vindicación de su Profeta Luiko de Jesús.  Para más información puede acceder los siguientes estudios escritos y en audio en torno a La Vindicación:

  • Vindicación Parte 1: El Poder Realizador de Dios para La Vindicación de Luiko de Jesús como Señal de Dios al
    Mundo (Escrito Audio)
  • Vindicación Parte 2: Privilegio de Dios (Resurrección Parcial) Otorgado a sus Profetas y Hombres Escogidos
    (Escrito Audio)
  • Vindicación Parte 3: Análisis de Apocalipsis 10 como Fundamento de Nuestra Enseñanza (EscritoAudio)
  • Vindicación Parte 4: Los Dos Testigos de Apocalipsis 11 (EscritoAudio)
  • Vindicación Parte 5: Continuación Los Dos Testigos de Apocalipsis 11 (EscritoAudio)
  • Vindicación Parte 6: Una Obra Judicial previa a la Venida de Cristo (Escrito Audio)

Luis Joaquín Laborde Sala, nacido en Puerto Rico, conocido internacionalmente en los medios cristianos como Luiko de Jesús, el Profeta del 2000, ha sido llamado directamente por Dios como Su Profeta para este tiempo del fin.  A tenor con este llamado Luiko de Jesús fundó el movimiento La Voz del Tercer Ángel, antes conocido como La Voz de la Reforma, el cual preside para:

  1. Realizar la magna obra de proclamar la última amonestación evangélica judicial al mundo:
    “Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano, él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero; y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.  Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús”.
    (Apocalipsis 14:9-12)

2. Sellar por el Evangelio a los que serán salvos:

“Después de esto vi a cuatro ángeles en pie sobre los cuatro ángulos de la tierra, que  detenían los cuatro vientos de la tierra, para que no soplase viento alguno sobre la tierra, ni sobre el mar, ni sobre ningún árbol. Vi también a otro ángel que subía de donde sale el sol, y tenía el sello del Dios vivo; y clamó a gran voz a los cuatro ángeles, a quienes se les había dado el poder de hacer daño a la tierra y al
mar, diciendo: No hagáis daño a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que
hayamos sellado en sus frentes a los siervos de nuestro Dios”.
(Apocalipsis 7:1-3)

3. Llamar a su pueblo a salir de Babilonia (iglesias en apostasía):

“Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis
partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas;”
(Apocalipsis 18:4)

4. Y reunir, por la predicación del Evangelio Eterno, al remanente de Dios que está esparcido sobre la faz de la Tierra antes que venga el día de Jehová grande y terrible:

“Asimismo acontecerá en aquel tiempo, que Jehová alzará otra vez su mano [traerá unmensajero, un profeta] para recobrar el remanente de su pueblo que aún quede en Asiria, Egipto, Patros, Etiopía, Elam, Sinar y Hamat, y en las costas del mar. Y levantará pendón [señal] a las naciones, y juntará los desterrados de Israel, y reunirá los esparcidos de Judá de los cuatro confines de la tierra”.
(Isaías 11:11-12)

“Porque yo conozco sus obras y sus pensamientos; tiempo vendrá para juntar
[reunir por la predicación del Evangelio] a todas las naciones y lenguas; y vendrán, y verán mi gloria. Y pondré entre ellos señal [el regreso de Luiko de Jesús vindicado, como mensajero del Tercer Ángel], y enviaré de los escapados de ellos a las naciones, a Tarsis, a Fut y Lud que disparan arco, a Tubal y a Javán, a las costas lejanas [nombres y lugares representativos de naciones del presente para este tiempo del fin] que no oyeron de mí, ni vieron mi gloria; y publicarán mi gloria [Evangelio Eterno] entre las naciones”.   (Isaías 66:18-19)

“Y del templo salió otro ángel [Luiko de Jesús como mensajero del Tercer Ángel
después de proclamar el Evangelio Eterno a las naciones], clamando a gran voz al
que estaba sentado sobre la nube
[el Señor Jesús]: Mete tu hoz, y siega; porque la hora de segar ha llegado, pues la mies de la tierra está madura [los que han creído por la predicación del evangelio]. Y el que estaba sentado sobre
la nube metió su hoz en la tierra, y la tierra fue segada”.  

(Apocalipsis 14:15-16)

Para realizar esta grandiosa obra final el Señor Jesús le tomó al cielo en marzo de 2004 dejando su cuerpo terrenal (a través de muerte natural) para ocupar un cuerpo superior en los cielos:

“Porque sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo [cuerpo], se
deshiciere, tenemos de Dios un edificio
[un cuerpo superior],
una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos”.
(2 Corintios 5:1)

Desde los cielos regresará vindicado, esto es, con un cuerpo restaurado a una edad aproximada de 27 a 30 años, con juventud, energía renovada y el conocimiento pleno de los acontecimientos previos a la Venida en Gloria de nuestro Salvador, el Señor Jesús.  A esta restauración denominamos Vindicación.

“Después de esto vi a otro ángel descender [Luiko de Jesús como profeta de Dios vindicado dando inicio a su obra de Reunión final del remanente del pueblo de Dios como señal final de Dios al mundo] del cielo con gran poder; y la tierra fue alumbrada con su gloria [con la gloria que trae la predicación del Evangelio Eterno].

Y clamó con voz potente, diciendo: Ha caído, ha caído la gran Babilonia, y se ha
hecho habitación de demonios y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de
toda ave inmunda y aborrecible.  Porque todas las naciones
 
[denominaciones-iglesias] han bebido del vino del furor de su fornicación [un falso evangelio de salvación por fe más obras]; y los reyes de la tierra han fornicado con ella, y los mercaderes de la tierra se han enriquecido de la potencia de sus deleites.  Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, [salid de las iglesias en apostasía] para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas;”.
(Apocalipsis 18:1-4)

Esta vindicación será señal de Dios que atraerá a muchos a escuchar la voz de Luiko de Jesús, el tercer ángel, con el propósito de concienciar al mundo del Juicio Divino que viene sobre la faz de la Tierra.

“Cercano está el día grande de Jehová, cercano y muy próximo; es amarga la voz del día de Jehová; gritará allí el valiente. Día de ira aquel día, día de angustia y de
aprieto, día de alboroto y de asolamiento, día de tiniebla y de oscuridad, día de
nublado y de entenebrecimiento, día de trompeta y de algazara sobre las ciudades
fortificadas, y sobre las altas torres. Y atribularé a los hombres, y andarán como
ciegos, porque pecaron contra Jehová; y la sangre de ellos será derramada como
polvo, y su carne como estiércol. Ni su plata ni su oro podrá librarlos en el día de la
ira de Jehová, pues toda la tierra será consumida con el fuego de su celo; porque
ciertamente destrucción apresurada hará de todos los habitantes de la tierra”.

(Sofonías 1:14-18)

“antes que tenga efecto el decreto, y el día se pase como el tamo; antes que venga
sobre vosotros el furor de la ira de Jehová, antes que el día de la ira de Jehová venga sobre vosotros.  Buscad a Jehová todos los humildes de la tierra, los que pusisteis por obra su juicio; buscad justicia, buscad mansedumbre;
quizás seréis guardados en el día del enojo de Jehová”.

(Sofonías 2:2-3)

El modo que Dios ha propiciado para que seamos librados de ese Juicio, es a través de su misericordia, entiéndase el Evangelio que constituye los actos de Jesús realizados en la historia en representación de la raza humana para salvación de todo aquel que cree.

“Oh Jehová, he oído tu palabra, y temí. Oh Jehová, aviva tu obra en medio de los
tiempos, En medio de los tiempos hazla conocer;
En la ira acuérdate de la misericordia”.

(Habacuc 3:2)

“y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos,
a Jesús, quien nos libra de la ira venidera”.

(1Tesalonicenses 1:10)

Amigo lector, la Vindicación de Luiko de Jesús está en vías de realizarse; ya el Señor Jesús lo tomó con Él al cielo; solamente falta que se manifieste su regreso como el mensajero de Dios, el Tercer Ángel, el ángel que aparecerá (Apocalipsis 18:1) trayendo en su predicación la gloria del Evangelio Eterno esto es, la total dependencia en la justicia  de Cristo labrada en el Calvario en representación de la raza humana. Por tanto, es importante que te mantengas en contacto con La Voz del Tercer Ángel y te informes sobre todo lo concerniente a la Vindicación de Luiko de Jesús a través de los estudios escritos o en audio que se encuentran en esta sección.  Con estos estudios podrás comprender más sobre la significación y trascendencia de este evento como señal final.

Te exhortamos, además, a que aguardes el cumplimiento de esta profecía, el regreso de Luiko de Jesús y su predicación evangélica final;  y así puedas integrarte al remanente del pueblo de Dios en este tiempo del fin.“Dios te cuide en su divino amor”.

“Y Jehová me respondió, y dijo: Escribe la visión, y declárala en tablas, para que
corra el que leyere en ella.  Aunque la visión tardará aún por un tiempo, mas se
apresura hacia el fin y no mentirá; aunque tardare, espéralo,
porque sin duda vendrá, no tardará”.
(Habacuc 2:2-3)

Nota aclaratoria:

Los comentarios que aparecen entre paréntesis intercalados en los versículos tienen el propósito  de asistir en  la comprensión de la interpretación de los mismos, sin la intención de alterar el texto original.

 

Compartir
Artículo siguienteNuestra Bandera